Validá tus entregas

0
27

Si trabajás para alguien, un jefe o un cliente, concéntrate en satisfacer sus expectativas. No trates de adivinarlas, preguntalas abierta y directamente para estar seguro de que sabés cuáles son y cómo quiere que hagas el trabajo. 

Con estos datos claros, definí una estrategia para ir validando lo que estás haciendo. Es decir, que el trabajo se esté cumpliendo en el tiempo y en la forma que se espera.

Es común que te pongas a trabajar convencido de que estás haciendo las cosas bien y después de varios días entregues el trabajo hecho y descubras que no era lo que se esperaba de vos. Entonces, seguramente te vas a enojar, sintiendo que tu jefe o tu cliente es un ingrato que no valora ni tu esfuerzo ni tu trabajo. Pero en realidad lo que pasó es que no te diste cuenta de que te desconectaste de sus expectativas. No fuiste preguntando parcialmente si lo que estabas haciendo estaba bien para garantizarte que tu trabajo final dé en el blanco.

Por esto, dá dos pasos y preguntá, ¿es esto lo que querés? Después dá cuatro más y volvé a validar. A partir de ahí, ya podés avanzar con seguridad de que lo que estás haciendo va a ser valioso, de que va a tener el impacto que se espera, además de garantizarte la gratitud y la satisfacción de quien te pidió el trabajo.

Continuar leyendo: ¿Valora el cliente mi trabajo?

DEJANOS TU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here