El trabajo muchas veces te lleva a que cumplas, a que hagas lo justo para llegar a los objetivos, con eso te alcanza y te sobra. Es probable que tengas cierto miedo a que tu empleador no cumpla su parte del contrato, por eso vos tratás de cumplir con la tuya y evitar esto. El vínculo típico de trabajo tiene esta dinámica en donde el empleado sigue las reglas del juego sin cuestionarlas demasiado, sacando el máximo con el menor esfuerzo posible. Al empleado medio argentino no le interesa demasiado si a su empresa le va bien o no porque tiende a estar resentido de que se quieren aprovechar de él o ella. Pero no es tan así. Los jefes no son tan duros con el empleado que se compromete con lo que hace, es decir, con la persona que da lo mejor para construir una relación de valor, como si estuviera haciendo un negocio.

Porque los negocios son otra cosa. Un negocio tiene un vínculo bueno y sano. Hay un nivel de compromiso profundo cuando negociamos, porque tenemos que llegar a ese punto en donde los dos salimos ganando. En el momento en que a alguno le dejó de convenir, se terminó el negocio. Si a vos te sirve, a mí me sirve, y si a vos no te sirve a mí no me sirve.

Hacer un negocio busca una relación positiva entre las dos partes y exige que te involucres más. Cuando negociás, tenés que prepararte, pensar en qué querés vos, qué buscás, qué puede querer el otro y cómo pueden construir un puente entre los dos. Hay que pensar y comprometerse, con uno mismo y con el otro.

TRABAJO VERSUS NEGOCIO

Puede pasar que sientas que tu trabajo se convirtió en una relación injusta, unilateral, en donde el valor va sólo para una de las partes. Pero si ves el trabajo como un negocio, el juego cambia. Haciendo un negocio inteligente, buscás ganar y que gane el otro. En los negocios no hay espacio para la victimización, porque si eso pasa, simplemente deja de existir y volvés a la lógica del trabajo.

Algunos trabajan como si hicieran negocios y otros hacen negocios como si trabajaran. 

Rafael Beltrán

Te puede interesar:

Que tu relación de dependencia no te haga dependiente

Antes y Durante: Las Claves para Negociar

r.r.

 

 

375 visitas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.