Elegís tus problemas o te eligen a vos

0
4

Leyendo el título uno puede pensar: pero yo no elegí cierta enfermedad, determinado accidente o la consecuencia de la acción de otra persona. Sí, eso es verdad. En una primera aproximación, podríamos hacer una diferencia entre problemas objetivos, estos que acabamos de mencionar, y problemas subjetivos. Con los primeros podemos decir que no los elegimos.

¿Pero qué pasa con los problemas que son más subjetivos? Un problema es subjetivo en cuanto es el resultado de una interpretación de la realidad. Y la mayoría de los problemas que nos afectan entran en esta categoría. Incluso los problemas “objetivos” se filtran a través de nuestra percepción, podemos elegir cómo los procesamos, y ahí pasamos de lo exterior a lo interior. Nos ubicamos en el nido de la confianza, la motivación, la superación.

El optimista tiende a ver aspectos positivos frente a cualquier realidad. Lo que otro podría llamar un problema, es visto como una oportunidad, una enseñanza o una nueva manera de ver las cosas. Si todo acontecimiento está sujeto a una interpretación, entonces vos estás eligiendo interpretar el tema de determinada manera y por lo tanto estás eligiendo tus problemas. Es decir, si estamos interpretando, estamos eligiendo una interpretación y, por lo tanto, eligiendo, o no, un problema.

Muchas veces pensamos que los problemas “nos pasan” y no nos damos cuenta del nivel de participación que tenemos en su construcción. No se trata de lo que nos pasa, sino de lo que hacemos con lo que nos pasa. En realidad, lo que “pasa” es la vida misma, con todos sus matices, sus vaivenes, sus impredecibles, sus cambios. Todos nosotros estamos inmersos en ese torbellino. En vez de verlo como una fatalidad, tal vez lo más sabio sea mirarlo como parte de lo que significa ser humanos. Y, al final del día, todos tenemos la libertad de elegir cómo nos paramos frente a todo lo que nos pasa y que no siempre está bajo nuestro control. Lo que sí está bajo nuestro control es nuestra postura.

Ser conscientes de que tenemos no solo la capacidad de interpretar sino también la libertad de elegir cómo lo hacemos es un enorme paso para enmarcar de una manera distinta la vida y sus “problemas” y la elección que tenemos de ser felices

Haciendo click en la publicidad de más abajo nos estás ayudando y motivando a desarrollar más contenidos, gracias!

DEJANOS TU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here