Todos los trabajos nos enseñan algo, pero el conocimiento que se puede alcanzar desarrollándose como agente de seguros puede ser equivalente al del mejor MBA. A la hora de plantearte una carrera profesional o de negocios en la que puedas desplegar todo tu potencial, debés considerar seriamente la posiblidad de dedicarte a los seguros, es sin duda una excelente alternativa.

Veamos por qué: la asesoría de seguros es una pequeña empresa y, si se desarrolla de manera seria y profesional, puede llegar a ser una de las experiencias emprendedoras más completas y formadoras de un perfil de negocios exitoso.

Este camino te lleva a enfrentar grandes desafíos, como liberarse de los prejuicios vinculados a cómo el agente es visto por la sociedad. Muchos consideran que desarrolla una actividad de bajo nivel profesional, pero está lejos de ser así. La mala fama, esa fantasía de que “malos caminos te habrán llevado a esta actividad” es una fantasía injusta sobre excelentes profesionales de negocios.

Dentro de las múltiples tareas del agente, vender es la más importante y la mayoría le tiene pánico a vender y por eso la crítica. Sin embargo, el trabajo de venta es el más complejo y desafiante que hay. Vender es sólo para personas fuertes y decididas y un asesor o asesora es ante todo un excelente comercial. Está claro que cualquier hombre o mujer de negocios exitoso es, ante todo, un gran vendedor.

El asesor y la asesora en seguros es también un especialista en negociación, tanto para satisfacer a sus clientes, como para defender sus intereses, por ejemplo en la interacción con las aseguradoras.

Tiene que desarrollar también un orden administrativo impecable y eficiente, tanto en sus cobranzas como en la gestión de los siniestros y en todo lo que se refiere a la gestión de su cartera. Debe crear una estructura de negocios sólida, potente y flexible, a nivel de la operación infraestructura del negocio y de los recursos humanos. En ese último punto, tiene que cargarse al hombro la responsabilidad de atraer y de retener al talento.

También se convierten en excelentes gerentes de finanzas para poder manejar de la manera más conveniente los flujos de dinero y así pasar a ser empresarios y empresarias de primer nivel.

El y la agente de seguros abordan en su actividad todo tipo de rubros, porque aseguran cualquier tipo de persona, organización, empresa o negocio, que tienen que conocer y estudiar para poder ofrecer el mejor servicio. Así se convierte esta carrera en una excelente oportunidad para  aprender y profundizar continuamente sobre múltiples rubros desarrollando una visión global de los negocios.

Estas son algunas de las muchas ventajas para que consideres seriamente la posibilidad de convertirte en asesor o asesora de seguros.

 

Te puede interesar:

El Complejo del Mal Negociador

El seguro, tu mejor aliado

Tu opinión nos interesa
rafabeltran@me.com

 

r.r.

3,039 visitas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.