¿Salís a jugar tranquilo?

18

Hay deportes en donde es necesario estar muy tranquilo para poder ser eficiente. En estos deportes, por el nivel de precisión que se precisa, los nervios y la tensión pueden causar estragos. El golf es uno de ellos. 

Cuando te sentís nervioso, alcanzar un estado de concentración no es tarea fácil. Por ello, para lograr ese estado es inevitable encontrarse en calma. Pero entonces, ¿cómo logramos tranquilizarnos en un momento de nervios? ¿Es posible hacerlo?

Para comenzar, es importante señalar que la tranquilidad no es algo que simplemente pasa o que aparece de un momento a otro, sino que se trata de algo que se construye. Se aprende y que necesita del ejercicio de la voluntad.

¿Por qué es necesario trabajar en lo mental para conseguir estar tranquilo?

Un trabajo profesional de lo mental consigue que esa tranquilidad no sea algo que pase sin que sepamos cuándo ni por qué. Te permite convertirlo en algo que puedas construir y manejar a voluntad. El jugador profesional, especialista en su aspecto mental, construye esa tranquilidad, y la maneja. Esa es su especialidad. Para esto hay que entender cómo funciona la mente. Qué es lo que te hace sentir, lo que te hace pensar, aceptar, poner el foco en el pasado o en el presente o en el futuro, entre muchas cosas más.  

Una manera de comenzar a encontrar la tranquilidad en el entrenamiento son los ejercicios de movimientos que son realizados en forma lenta. Te ayudan a desacelerarte y a controlar los nervios.

¿Puede la tranquilidad perjudicar tu juego?

Aunque estar tranquilo te ayuda a concentrarte, hay que tener en cuenta que alcanzar un estado de serenidad que te desconecte del juego no es un buen negocio. Por eso, es preferible que busques una tranquilidad que te permita una conexión más profunda con el movimiento.  Para ello es necesario que pongas el foco en la información que recibís de tus sentidos.

Continuar leyendo: ¿Cómo manejás los nervios?