Si sos latino es muy probable que tengas un especial atractivo por lo espontáneo, lo creativo, la genialidad, la desfachatez y la osadía por sobre cualquier otra cosa; y por otro lado que veas todo lo relacionado con la disciplina y la rutina como algo pesado, estructurado y aburrido.
Podrías estar relacionando a los disciplinados y rutinarios como obsesivos, o reprimidos, o como personas “poco libres”.
Si es así lamentablemente ese va a ser tu techo a la hora de alcanzar tus objetivos. Esas rutinas son los procesos de la capacidad mental conocida como perseverancia, que sigue siendo el componente central de tu rendimiento.
Podes tener las mejores ideas, todo el capital y el mejor equipo pero si no tenés las rutinas adecuadas, que desde afuera son vista como disciplina, todo se va a ir diluyendo.
Si aprendés a entender, a construir y a internalizar tus rutinas, lejos de verlas como una carga aburrida, las vas a ver como el modo mas excitantes de entrar en lo que en el deporte de alto rendimiento conocemos como el estado de “flow”, donde sin prisa y sin pausa se disfruta de una perseverancia intensa, que lo que mas te va a llevar adonde querés ir.
Eludir tu responsabilidad de construir tus rutinas con la excusa de que son una obsesión… no es opción.

261 visitas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.