¿Asumís tu Rol de Dueño Si Sos un Socio Minoritario?

25

El socio minoritario, en realidad, es un dueño como todos los demás. Pero, en la práctica, no puede asumir su rol de dueño, sobre todo en cuanto a sus derechos. Sus libertades y su poder de decisión sobre el negocio están muy restringidos.

En cambio, sí asume todas las obligaciones que tiene. En esta situación, el socio minoritario se siente como si fuese un empleado del mayoritario. Tiene un vínculo de sumisión con el socio mayoritario y trata de complacerlo.

Esta situación de sumisión es denigrante para el socio minoritario. Un socio mayoritario siente que es un verdadero dueño del negocio y, por eso, aprovecha las ventajas y oportunidades que tiene. Al mismo tiempo, explota y denigra al socio minoritario que, en muchas ocasiones, no ve otra alternativa que ser incondicional al mayoritario.

¿Qué funciones cumple un socio minoritario?

A diferencia de un socio mayoritario, el minoritario cumple con funciones ejecutivas, como un empleado más. Por eso, recibe un sueldo por su trabajo, además de sus ingresos por las acciones que tiene. De esta manera, se refuerza la idea del socio mayoritario de tener a su socio como empleado. Al mismo tiempo, el socio minoritario cumple horarios y tiene que alcanzar resultados como un empleado.

¿Por qué, si soy un socio minoritario, tengo que recuperar mi posición de socio?

Si sos un socio minoritario, más allá de los porcentajes de las acciones, sos un dueño del negocio como los socios mayoritarios. Tenés que romper ese círculo de sumisión para recuperar tu dignidad. Al igual que un socio mayoritario, tenés derechos sobre el negocio y también te corresponde tener la libertad que esperabas tener cuando decidiste ser dueño de tu propio negocio.

Si sentís que estás degradado, asfixiado por los socios mayoritarios y cumpliendo con todas las responsabilidades sin ejercer ningún derecho como dueño, te conviene buscar asesoramiento. Para poder recuperar tu posición como un verdadero dueño, necesitás poder decirle a los socios mayoritarios lo que quieras. Si no lo hacés, por miedo a cómo puedan reaccionar, te vas a seguir sumergiendo en la sumisión.

Rafa Beltrán

Continuar leyendo: ¿Mi socio es peor que mi ex jefe?