Prioridades y Foco

39

Cuando la cabeza si nos llena de pensamientos, suele ser porque todos los pensamientos tienen el mismo valor. Si todo lo que pensamos es importante, al final nada es importante, porque todo es una confusión.

Hay pensamientos más importantes que otros, y esto lo resolvemos con nuestra capacidad de priorizar. Al priorizar podemos hacer un ranking de nuestros pensamientos y dejar nada más que las importantes desechando todos los demás. Es lo que las personas de alto rendimiento, llaman sus “golden rules”, es decir aquellas pocas ideas de alto impacto sobre las cuales van a definir su estrategia y hacer foco.

Establecer prioridades

La priorización es la capacidad de encontrar, definir y / o generar indicadores clave, que son los que nos muestran dónde y cómo vamos. Estos indicadores devuelven el impacto de la evolución de lo más importante. Es decir, construyen prioridades basadas en lo que consideran más relevante.

A su vez, las prioridades se definen por la urgencia de la situación, día a día, por lo que sucede en el día a día. En este sentido, las prioridades se definen por estrategias y no por circunstancias, por medios y no por fines. La medición de fortalezas y debilidades es fundamental al diseñar estrategias para obtener cosas.

Análisis de variables para priorizar

Para establecer prioridades de manera efectiva se requieren exigencias de pensamiento global en las que encontramos dos conceptos diferentes: la capacidad de identificar una variable con precisión y la visión global como la capacidad donde interactúan las diferentes variables. De esta manera, una cosa es ver solo un árbol (visión precisa), y otra es ver todos los elementos que forman un bosque, incluida la forma en que el árbol interactúa con el resto (visión global).

Borrar y comprender las variables es parte del trabajo de “análisis”, seguido de síntesis. Pero sin análisis, es decir, sin entender las variables aisladas no podemos tener una buena síntesis. Ver una sola variable del contexto aumenta el enfoque y la iniciativa, pero disminuye el nivel de comprensión.

Luego, la construcción de clasificaciones nos permite identificar las variables que nos llevan a hacer una mejor priorización, por lo que nos será más fácil separarlas. Por ejemplo, podemos separar a los atletas por aquellos que corren: rápido, medio o lento. En algún lugar de este ejemplo estamos poniendo la velocidad como una prioridad. Esto significa que, al armar una clasificación, necesitamos desarrollar, al mismo tiempo, un esquema de prioridades.

Necesidades y prioridades

Nuestras necesidades nos ayudan a encontrar prioridades, estimarlas y definirlas. Si no sabemos cuáles son nuestras prioridades, trataremos de tener una situación bajo control, sin entenderla. El control se aplica a todo, pero la priorización es solo lo más importante.