¿Por qué nos Resistimos a la Sinergia?

25

Llegar a la sinergia es el éxtasis de cualquier tipo de relación. Pero, para lograr ese tipo de conexión, es necesario que uno tenga empatía. Para eso tenés que saber manejar muy bien interiormente toda tu capacidad de comunicación y de vinculación. Ese es uno de los logros psicológicos más difíciles y valiosos que puede alcanzar una persona. Por eso, la sinergia es el final de un largo camino que no es nada fácil, pero vale la pena.

La mayor parte de nuestras dificultades en nuestra vida giran en torno a problemas para relacionarnos. Por eso, es lógico que exista una resistencia a la sinergia. Acá lo que se pone en juego no es nada menos que nuestra capacidad para vincularnos.

Además, hacer sinergia implica tolerar la incertidumbre que se necesita para poder abrirse y tomar en cuenta la opinión de alguien más. Se necesita aceptar que no tengo todas las respuestas y que quizás alguien pueda darme algo que yo no tengo o no sé.

Pero esa incertidumbre también genera resistencia. Muchas veces creemos que no necesitamos de nadie más y que tenemos todos los conocimientos. Y seguramente, más que escuchar sobre la sinergia preferirán que les hable de liderazgo. Preferirían aprender cómo hacer para convencer a los demás y que sigan tus ideas. No obstante, tener un vínculo sinérgico puede ser más beneficioso.

Ahora bien, cómo mejoramos este aspecto? Lo primero es ponerte a pensar cómo considerás que sos a la hora de vincularte. ¿Sentís que te cuesta conectar con los demás? ¿Sentís que hay algo que te traba a la hora de relacionarte? Si percibís que en vos existe esta resistencia, tenés que trabajar tus aspectos psicológicos vinculares para mejorar tu sinergia. Para esto, es necesario entender tu realidad y tu situación particular y  la persona mejor capacitada para ayudarte es un profesional de la sinergia.

Continuar leyendo: La Sinergia y el Mundo de los Negocios