Pensar en Grande

12

En el día a día vamos resolviendo las urgencias, los micro proyectos, los problemas que se nos presentan. En ese transcurrir te encontrás con estímulos que impactan en tu espíritu generando movimientos de inspiración o desinspiración.

Esos estímulos pueden ser los contactos con algunas personas, sus ideas, sus sueños, o sus obras. A lo mejor sólo veas cosas lindas, grandes, limpias y ordenadas.

Enfócate en el resultado del gran sueño de alguien que se ve plasmado en grandes logros. Eso moverá tu espíritu en una dirección ascendente. Las cosas pequeñas, feas, sucias o desordenadas, aunque no te des cuenta, tiran tu espíritu para abajo.

Creemos estar hechos de las decisiones que tomamos a cada instante, y es verdad. Pero no vemos que están basadas en el estado de inspiración que tenga nuestro espíritu en ese momento. Entonces esas decisiones pueden ser de grandeza por estar inspirados o mezquinas porque tu espíritu está apagado.

Sos responsable de las decisiones que tomas, pero mas responsable sos, por el impacto que tienen los estímulos al final del día en tu vida. Los estímulos de los que te rodeas, que te inspiran , te hace pensar en grande o lo contrario.

No es cierto que eso que no te gusta y te resulta feo tu mente simplemente lo anula o lo rechaza. Es preferible evitar esas experiencias porque terminan marcando el camino de lo posible. Tu mente empieza a creerlo como real.

Aquellos lugares que elegís visitar, tus sueños y las historias que preferís leer van a ser fundamentales en tu vida. Por ello, busca rodearte de aquellos que son como te gustaría ser. Busca ante todo, eso que te inspira. Aunque sea por un momento, acércate a lo que te ilusiona y te hace pensar en grande. Porque seguramente te vas a convertir en algo muy parecido a las personas que tienes mas cerca o que elegiste admirar.