El difícil equilibrio entre confianza interior y exterior

0
1

La confianza tiene un polo exterior y otro interior y muestra todo su esplendor cuando está balanceada.

Por un lado, tenemos la confianza exterior o con el exterior, es decir, la confianza con la realidad, con en el entorno, con el mundo, con lo otro; podríamos llamarla confianza transcendente, porque va mas allá de nosotros.

Con esta confianza creemos que van a suceder cosas buenas, que el mundo es providente y que traerá buenas oportunidades. Experimentamos que el entorno nos protegerá, nos cuidará y colaborará en lo que necesitemos, es vida vivida como providente.

Por otro lado, está la confianza interior que es la sensación de que contamos con el poder para transformar el mundo, alcanzar nuestros objetivos, construir nuestros sueños; la confianza que nos ayuda a luchar y a perseverar.

Las dos tienen una relación más o menos balanceada y esto define distintos modos de experimentar la vida.

El equilibrio armónico entre las dos es sano y productivo, y nos permite ver que contamos con las herramientas internas para honrar las oportunidades que la vida nos presenta.

Pero la confianza interior y exterior pueden desbalancearse cuando sobredesarrollamos una por sobre la otra.

En un desbalance extremo, por ejemplo, si la interna está mucho más alta que la externa, sentimos que podemos luchar y alcanzar todo lo que queramos, pero en un mundo ciego que nos da la espalda: al final va a haber un agotamiento frustrante y un vacío de sentido. En el caso opuesto, si la que está extremadamente desarrollada es la externa, podemos vivir al mundo pensando que nos traerá todo lo que necesitamos, que nos cuidará, sin que tengamos o podamos hacer nada, generando cierta sensación de impotencia que puede hasta terminar con un resentimiento hacia el mundo.

Un buen diagnóstico del estado de las dos confianzas ayuda a desarrollar estrategias para volver a encontrar el balance.

En cuanto a mi perspectiva personal, más allá del balance, creo que la principal es la confianza en el exterior: es en esta confianza donde se despierta el profundo sentimiento de gratitud que es la base de una auténtica felicidad. Además, la exterior siempre contempla la capacidad de recibir.

¿Querés consultarme sobre este tema? Tu opinión me interesa.
 54 9 (11) 4147-5033  rb@psicologiadenegocios.com

DEJANOS TU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here