El líder es amado, temido y respetado por su capacidad de comunicarse. Es ese que habla con todos, el que enfrenta la verdad sin vueltas. El que tiene un alto grado de poder porque se expresa con gracia y elegancia. El líder tiene una manera muy especial de encarar la comunicación porque, al mismo tiempo que es eficaz, tiene la capacidad de no perder la calma, de ser claro, directo y tranquilo cuando comparte sus ideas. Además, la comunicación del líder le da los recursos necesarios para alcanzar sus objetivos, por eso nada es más costoso que no comunicarse.
Cuando se comunica, el líder es coherente. La coherencia del discurso es un indicador de la consistencia interna. Por eso, es común que un psicólogo busque las grietas en donde el discurso pierde coherencia.

COMUNICACIÓN E INFLUENCIA

Con su manejo de la comunicación, el líder influye. Influir es modificar la voluntad y la convicciones de los demás logrando que dejen de lado sus creencias. Con calma, claridad y transmitiéndote mucha confianza, el líder tiene la habilidad comunicativa para mostrarte las fallas que tienen los viejos paradigmas y los beneficios de que cambies, al mismo tiempo que te ofrece un nuevo modelo que puedas integrar al tuyo propio. No es una tarea fácil, pero sin dudas se puede desarrollar.

Forzar e imponer no son buenas aliadas para lograr esto. Si alguien te quiere convencer a los gritos, es poco probable que cambies. El líder es paciente, reconoce el sistema del otro para influir en él,  y toma en cuenta que los demás están haciendo un esfuerzo para cambiar su sistema.

COMUNICACIÓN Y SINERGIA

La comunicación es el flujo de información, emociones y pensamientos entre dos o más personas.

El líder incentiva las reuniones en las que todos participan y se expresan porque así se genera la sinergia grupal. Al compartir la comunicación, se garantiza el consenso y el diálogo, las visiones y las ideas son más racionales y, por lo tanto, más eficientes. Los objetivos están alineados y se sabe lo que cada miembro del equipo puede contribuir para cumplir las expectativas de todos.

Además, la comunicación espontánea reduce la posibilidad de mentir porque en la fluidez del intercambio la mentira se ve más y es difícil de mantener.

EL LÍDER ENTIENDE LA IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN

Todos nos comunicamos, incluidas las personas con autismo; es imposible no comunicar porque ya ese acto está comunicando algo. Por eso, si existe el miedo a hablar lo aconsejable es tomar eso como un desafío a superar, porque, a fin de cuentas, la comunicación es una necesidad insustituible. Podríamos decir que la expectativa de superación personal es la fuente de motivación a largo plazo, pero la fuente más intensa de motivación, en el corto plazo, es la posibilidad de comunicarse, de expresarse y de manifestarse, junto con la posibilidad de ser escuchado.
Los hechos hablan más que las palabras, puede ser, pero también es cierto que las palabras se pueden leer como hechos en cuanto generan o generarán algo en la realidad. Por eso, decimos que las palabras tienen que ser respaldadas por los hechos, porque si están vacías, crean confusión y desconfianza.
r.r.

261 visitas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.