Inevitabilidad de la Visión

37

Muchas veces, los jugadores que se encuentran en los puestos más altos están convencidos de que son buenísimos e imbatibles en su deporte. Cada vez que realizan un movimiento están seguros de la forma en la que va a salir la pelota porque confían plenamente en sus capacidades.

Puede que este pensamiento roce el pensamiento megalómano. Pero, sin embargo, sería un pensamiento positivo porque es justamente eso lo que les permite pelear en la adversidad. Cuando las cosas no les sale como ellos quisieran, debido a que están seguros de sus capacidades, no dudan. El pensar que, más allá de los resultados, ellos son buenos jugadores, hace que puedan perseverar.

Ahora bien, en esa convicción de que todo le va a salir bien, ¿es posible que haya pensamiento mágico? Quizás sí. ¿Y qué sucede cuando el jugador se está formando como profesional y tiene dudas? Puede que uno como psicólogo deportivo trate de analizar la situación con profundidad o quizás también puede intentar que la persona aprenda a no dudar, a que pueda crear esa actitud. ¿Es posible mentalizarse arbitrariamente? ¿Sostener esa convicción? ¿Creer que puede porque sí, sin necesidad de buscar ninguna explicación o justificativo?

Rafa Beltrán

Continuar leyendo: Golf ofensivo… el “killer”