Ideología vs. Autoritarismo

39

Todos podemos tener nuestras propias ideas. Sin embargo, eso no significa que podamos imponerlas o esperar que los demás piensen igual que uno. Es preferible siempre integrarlas con las de los demás. Si te volvés un fundamentalista que no admite otra idea fuera de las suyas, es muy probable que te vuelvas autoritario.

Vos podés tener un pensamiento de izquierda o de derecha con todo lo que eso significa. No hay ningún problema en eso. Además es bastante inevitable, a menos que seas una ameba social a la que no le interese nada ni nadie. Lo que sí tenés que tener en cuenta es que tu ideología está atravesada por otro eje: el que va del autoritarismo al consenso.

Siempre hay justificativos para querer imponer la propia idea. Si sos de izquierda vas a hacerlo porque creés que tus ideas contienen una bondad intrínseca. Y si sos de derecha,  creés que tus ideas respetan el orden y la ley. Por eso también creés que estás avalado a la hora de imponerlas. Pero resulta que ni la idea de izquierda te vuelven el dueño de la bondad, ni la idea de derecha te vuelve dueño de lo correcto.

Si no podés dialogar, respetar, tolerar las ideas de los demás, tus propias ideas dejan de ser importantes a la hora de definirte, porque lo que pasa a definirte es tu nivel de autoritarismo. De hecho, tampoco vas a poder descubrir la riqueza y el sentido de un punto de vista diferente.

SI NO SOS CAPAZ DE DIALOGAR Y RESPETAR A LOS DEMÁS, TUS IDEAS DEJAN DE SER IMPORTANTES PORQUE LLAMA MÁS LA ATENCIÓN TU FALTA DE TOLERANCIA.

Por eso, es mejor que des espacio al otro. Consensuá con él y vas a poder hacer que tus ideas lleguen a ver la realidad. Seguramente lo que pienses se transforme por las ideas de los otros, y empiecen a matizarse. Pero, lejos de ser esto una pérdida, es una ganancia para vos y para la sociedad.

SI SABÉS DIALOGRAR, TUS IDEAS SE EMPIEZAN A TRANSFORMAR POR LAS IDEAS DE LOS OTROS. LEJOS DE SER UNA PÉRDIDA, ESO ES UNA GRAN GANANCIA PARA VOS.

Rafa Beltrán

Continuar leyendo: Acuerdo versus Imposición