¿Estar relajado te pone más nervioso?

0
7

Seguramente te identifiques con la sensación. El esfuerzo y la exigencia por querer relajarte te lleva a un estado de inquietud y desesperación.

Todos sabemos que, para aumentar el rendimiento, estar relajado es fundamental. Pero a veces, confundimos la relajación con otros estados de ánimo. Entonces, queremos relajarnos pero terminamos poniéndonos más nerviosos.

Cuanto más queremos relajarnos, más activamos la mente, más nos desconectamos del cuerpo y menos nos relajamos. Un exceso de información desactiva el proceso de relajación, lo que implica simplemente sentir, ser consciente de lo que estás sintiendo, dejando tus pensamientos atrás, en el fondo.

Relajación: no

Estar relajado no es solo estar aislado, porque cuando el jugador se siente aislado, no solo prefiere estar solo, sino que también muestra otros comportamientos como enojarse o frustrarse fácilmente.

Un intenso estallido de energía tampoco es una relajación. Cuando liberamos energía, como salir a correr o pegarle a una bolsa de box, no nos relajamos. Descargamos tensiones y dejamos escapar la energía en lugar de transformarla a nuestro beneficio.

Hay una diferencia entre estar relajado y ser indiferente. Aunque ambos estados pueden parecerse, son completamente distintos. Ser indiferente es una relajación inauténtica que puede confundir a todos, incluso a los espectadores o al jugador. La indiferencia es desconexión, con uno mismo y con el juego.

Relajación: sí

La relajación es la armonía entre la mente y el cuerpo. Podemos lograrlo si callamos la mente y nos enfocamos en las percepciones del cuerpo. Estar tranquilo, simplemente sentir. Con este equilibrio el deportista llega a un estado de reflexión tranquila que le permite ver las oportunidades con mayor claridad y resolver problemas de manera más eficiente. El intelecto se vuelve más dinámico y el potencial emerge.

La verdadera relajación supone un cambio interno real y propone cambiar la manera en que pensamos.

Las técnicas de relajación son los medios para pensar de manera eficiente.Tener acceso a espacios tranquilos es una excelente herramienta para mantener una mente clara y encontrar la paz.

Disfrutar el entrenamiento y el partido es una señal de que estamos relajados.

Cuando prestamos toda nuestra atención a lo que sucede en cada situación del partido o competencia, estamos más tranquilos para resolver los desafíos que se nos presentan.

Rafael Beltrán

Te puede interesar:

El que se enoja, pierde ¿Cómo manejarlo?

¿Por qué la arenga es mala para el deportista?

DEJANOS TU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here