Gestión de las Diferencias

29

Para que puedas entender mejor de qué hablo cuando me refiero a la sinergia de las diferencias, te doy el siguiente ejemplo. Cuando hacen una unión genética de diferentes razas animales, el resultado es un valor sobresaliente, disruptivo, inesperado, superior al de las dos partes que les dan origen. Ese nuevo valor es resultado de la sinergia de las diferencias. Si traemos este ejemplo a una interacción entre personas, tu capacidad social más auténtica es que puedas a ser sinergia con personas muy diferentes a vos.

¿Cómo se puede manejar esas diferencias que tengo con el otro?

Lo primero es evitar dar por sentado lo que el otro es o lo que el otro piensa. Si, en cambio, suponés que el otro es o piensa de tal manera, lo que estás haciendo es traer al otro a las limitaciones de tu propio discurso. En realidad, otra persona siempre puede pensar y sentir cosas muy distintas a las que pudo expresar. Por eso, te conviene darte tiempo para poder descubrir a la otra persona.

Tené en cuenta que ese otro con el que podrías hacer sinergia es una paradoja. Tiene una pluralidad de pensamientos que pueden ser contradictorios y vivir al mismo tiempo en la mente. Siempre que la otra persona expresa uno de sus pensamientos, no está negando todos los demás necesariamente. Por eso no podés etiquetarlo por uno solo de sus comentarios.

La sinergia encuentra su potencia en la diversidad. Si no podés descubrir la riqueza de lo que otro diferente a vos tiene para ofrecerte, esa diversidad va a ser tu mayor problema.

Rafa Beltrán

Continuar leyendo: Aceptar las Diferencias