La anticipación es el resultado de un equilibrio intuitivo entre la incertidumbre y las estadísticas. Incertidumbre, porque no sabemos a ciencia cierta qué puede pasar en el futuro, y estadísticas, porque tenemos que poder gestionar con datos que nos avisan, según las cosas que ya pasaron, qué puede pasar más adelante.

Si no manejamos este equilibrio, estamos decidiendo actuar a ciegas, generalmente sin percibir el futuro o percibiéndolo como algo negativo. Lo que termina pasando, seguramente, va a ser algo negativo que no habíamos imaginado.

Un equilibrio que invita a la reflexión

Si esto nos pasa, no es un mal momento para preguntarnos: ¿Por qué hago las cosas que hago?, ¿por qué quiero las cosas que quiero?, ¿qué hay de fondo?, ¿cuál fue el significado de lo que pasó?, ¿qué estaba imaginando o anticipando? Podemos reflexionar si nuestro comportamiento coincide con lo que imaginamos o no.

Datos duros y aspectos blandos

Además de los datos más duros, como los números y los indicadores que nos ayudan a tomar decisiones más sólidas, el equilibrio del que hablamos, que involucra la anticipación, suma un aspecto más creativo, porque la anticipación está conectada con la visión. En realidad, es uno de sus ingredientes fundamentales, junto con la imaginación.

En otro artículo desarrollamos el concepto de la visión y de la visualización. En este caso, se trata de un tema muy parecido. Podemos decir que la anticipación es una especie de imaginación, porque es una variable que, si bien es compleja, es propensa a ser alterada. Por otro lado, la imaginación es una anticipación del futuro que define nuestro comportamiento.

La conclusión final es que en la toma de decisiones, además de las estadísticas que queramos estudiar, que son necesarias para entender ciertas cuestiones, también hay otro factor, más inconsciente, que influye en esa decisión. Poder manejarnos con la incertidumbre de una manera sana y creativa puede ayudarnos a alcanzar resultados en el ámbito laboral.

Rafael Beltrán

Te puede interesar:

¿Liderás por convicciones o emociones?  

¿Tenés tu sistema o sos parte de otro?

789 visitas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.