¿Es Mejor que los Socios se Parezcan?

31

Es conveniente que tu socio se parezca a vos, o no, dependiendo de la capacidad que tengan él y vos de aceptar las diferencias, de complementarse y de comunicarse. Si tienen muchas diferencias, pero las pueden aceptar, hablar entre ustedes y complementar sus puntos de vista, entonces esas diferencias son positivas.

El desafío que tienen con tu socio es aprender a valorar sus diferencias y aprovecharlas. Esta es la manera de que puedan combinar sus estilos y opiniones en función de la productividad de la empresa.

Cuando vos y tu socio tienen diferencias pero las valoran y las aceptan, van a tener nuevas oportunidades para el negocio. Van a poder tener una mayor variedad de clientes y formas de satisfacerlos, también van a tener más recursos para desarrollar el negocio porque las perspectivas van a ser distintas.

Un socio diferente a vos, a nivel personal, te permite explorar distintos aspectos de vos, abrirte a los cambios y dejarte sorprender por las oportunidades. Con él van a poder desarrollar la tolerancia, la paciencia, el respeto y cambiar los conflictos por sinergia.

¿Qué pasa si no toleramos las diferencias que tenemos con mi socio?

Si no tienen esta capacidad de valorar las diferencias, te conviene buscar un socio con el mismo tipo de personalidad, gusto y expectativas que vos tenés. De esta manera, podrán reducir los conflictos al mínimo. Lo negativo de esto es que tu negocio va a tener poco vuelo y riqueza, a comparación de lo que podría ser si tuvieras un socio que te complemente.

¿Todas las diferencias que tengo con mi socio son buenas para nuestra sociedad?

Para que tu sociedad funcione, es muy importante encontrar las prioridades en común que tienen con tu socio. Con esto, van a poder determinar sistemas y procesos que generan dinamismos funcionales para la sociedad.

Cuando vos y tu socio conocen qué prioridades son importantes para cada uno, es probable que quieran buscar prioridades justas. Sobre esto, tienen que tener en cuenta que no hay algo justo o injusto. Cada uno va a pensar que algo es justo o injusto según las prioridades y valores que maneja cada uno.

Si tienen prioridades distintas con tu socio, seguramente va a haber uno de los dos que piense que las prioridades para la sociedad son injustas. En realidad, lo que importa es que las prioridades que pongan entre los dos sean funcionales para el desarrollo de la sociedad.

Rafa Beltrán

Continuar leyendo: “Con Socios, Consenso”: la Fórmula del Éxito