1. Empatiza el que te hace sentir especial, único.
  2. Si lo que el otro siente puede ser más importante que lo que vos pensás, entonces serás empático
  3. ¿QUÉ TRAE LA EMPATÍA A TU VIDA?
  4. ¿Eres empático? ¿Cómo te sientes cuando actúas con empatía?
  5. La empatía es la capacidad de sentir lo que el otro siente. Significa comprender y prestar atención a las necesidades, deseos y aspiraciones de los demás. Implica que te preocupas por su bienestar y desarrollo.
  6. Ser empático significa dejar atrás sus propios pensamientos, no preocuparse tanto por sí mismo, y preguntar y escuchar lo que le está sucediendo al otro asumiendo la responsabilidad de su respuesta. Cuando haces eso, te trasciendes y dejas de atraparte en tu propia visión, sin verte, y te sientes solo e ingrato.
  7. La empatía es una necesidad social íntima. En comunicación, le permite integrarse con el otro, para tomar una posición de “nosotros” en lugar de hablar con un extraño. Si no eres empático cuando te comunicas, no “transformas nada”. Se trata de expresión, escucha y comprensión.
  8. La empatía es una necesidad social íntima que nos libera del sentimiento de soledad y abandono.
  9. Empatía significa escuchar y transcenderse a uno mismo; y no debes estar encerrado en una pared, en rebelión, ingrato, con vida, porque no puedes ver lo que le sucede a los demás, y también a ti.
  10. Empatía es integrarse con el otro en la comunicación, es hablar dentro de un “nosotros”, no una confrontación con un extraño. La relajación es una forma de comunicación, y viceversa. La comunicación sin empatía avanza a gran velocidad pero no transforma nada; como un motor en neutral, eso no tira del auto.
  11. La empatía implica un compromiso para el desarrollo del otro, para su bienestar. La empatía interpreta las necesidades y expectativas generales de cada ser humano y de las de cada persona en particular. La conexión empática acepta la visión del otro y respeta la propia.
  12. La empatía es la capacidad de sentir lo que el otro siente, significa comprender y prestar atención a las necesidades, deseos y aspiraciones de los demás. Se hacen hipótesis sobre lo que le sucede al otro, sus posibles sentimientos y emociones, sus estados de ánimo. Es necesario preguntar, escuchar y tratar de ponernos en el lugar del otro.
  13. Para cuidar al otro, uno debe ser capaz de no preocuparse tanto solo por pensar en uno.
  14. La empatía contempla la complejidad de contextos y circunstancias.
  15. La empatía implica expresión, escucha y comprensión. La empatía es asumir la responsabilidad del mensaje recibido por el otro.
  16. La empatía es la objetividad como retroalimentación en cuánto permite verse desde el otro lugar.
  17. Evitar involucrarse con el otro para evitar inconvenientes, comprometer o no saber cómo manejarlo, no es empático.
  18. En una relación empática, sabes cómo hacer que el otro se sienta bien o triste; asume la responsabilidad de lo que las dos partes crean entre sí, de cómo se sienten.
  19. La empatía es entre no preocuparse por nadie y vivir pendiente de la opinión de los demás. Es un espacio común de intimidad y confianza, donde, sin ser intrusivo, se satisfacen las necesidades del otro.
  20. La empatía se trata de comprender las emociones del otro.
  21. A veces el silencio es el más empático.
  22. La actitud y la capacidad de ayudar a quienes no piden ayuda, e incluso a quienes la rechazan, son regalos empáticos, de aquellos que pueden entender lo que el otro necesita incluso si el otro no lo ve.
  23. El desafío empático tiene que ver con la posibilidad de interpretar al otro.
  24. Nadie se atribuye o experimenta “mala intención, incluso cuando han hecho algo mal y lo saben. El sujeto no reconoce la mala intención que se ve. Tampoco se percibe a nadie como empático. Todos encuentran una razón que los justifica y entiende ellos cuando han hecho mal.
  25. La capacidad empática se ve en los círculos cercanos, en el círculo de la membresía básica y, a partir de estas relaciones, en los demás.
  26. La empatía auténtica incluye darse cuenta de lo que siente el otro.
  27. La empatía tiene un lado intelectual y emocional. Lo emocional captura a los otros presentes y los intelectuales entienden el contexto temporal, con su historia y su futuro. Cuanto más empático es el sentimiento emocional, más contenedores y más intelectuales, más comprensivos y afectuosos; el desafío es encontrar el equilibrio de los dos aspectos.
  28. El empático se sumerge en el mundo interior del otro y contempla sus necesidades, su dolor, su frustración y su tristeza.
  29. El genio suele tener una forma solipsista de pensar, pero saben cómo mantenerse en contacto con la realidad.
  30. YO Y EL OTRO, EL EQUILIBRIO PERFECTO
  31. El desafío de olvidarse de uno mismo y realmente preocuparse por los demás es una tarea bastante difícil que no todos pueden lograr. La empatía consiste en comprender las emociones de los demás, pero también en mirarse desde otro lugar. En una relación empática, la responsabilidad importante y real es lo que los dos crean entre ellos, lo que sienten y lo que los hace buenos.
  32. Evitar involucrarse con el otro es evitar inconvenientes o comprometer
  33. EMPATÍA Y BUEN TRATO
  34. El excelente tratamiento o simpatía no es lo mismo que la empatía, porque el trato amable es un protocolo externo educado, alegre, amigable, con buenos modales o gracia, es solo un estilo. En simpatía no hay implicación con el interior del otro, en la empatía sí. La forma correcta como protocolo no está relacionada con la empatía. Solo intentan ser amables y seguir los protocolos, pero no sienten lo que siente el otro.
  35. Algunas personas tienen un trato amable, son agradables, pero no necesariamente empáticas. Usualmente, las personas mezclan eso porque el que tiene un buen camino tiene que ser empático. Podrías hacer un gran esfuerzo por otros sin saber lo que sienten, o puedes dar muchos regalos a alguien sin saber lo que quieren, de forma voluntaria pero no enfática.
  36. EMPATIA Y JERARQUIA
  37. En el lugar de trabajo, la empatía excede cualquier estructura o jerarquía. Hay dos niveles, la jerarquía y la empatía. Si solo se basa en la autoridad jerárquica, no alcanzará el nivel de empatía, y lo necesita. Respetar las estructuras de la jerarquía está bien, pero para crecer necesitas patrocinadores y para eso, necesitas una relación excelente y empática, con tu jefe, pero más crucial con el jefe de tu jefe, allí está el poder real de tu éxito. . Considerar al jefe como un jefe y no de una manera humana no permite construir una relación empática. Las personas que crecen en una organización en lugar de centrarse en la jerarquía son quienes consideran a alguien como un rival de igual a igual; todos tienen emociones, todos somos iguales. La empatía se saltea la estructura y trata al presidente de la compañía como a un hermano.
  38. La empatía es necesaria para la delegación porque significa reconocer las habilidades del otro y confiar en ellos.
  39. DIFERENCIAS
  40. La empatía básica es sentir lo que el otro siente desde nuestra perspectiva, y lo evolucionado es explorar lo que el otro siente, pero desde la perspectiva del otro; la forma en que te gusta que te hagan a ti también corresponde a la empatía básica. La moralidad de la empatía nos enseña: “no hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan” y “hazlo con los demás”. Diálogo une lo que es diferente, pero esto no significa estar de acuerdo con todos porque la riqueza de las diferencias desaparece .
  41. La relación empática es una de comprensión mutua. Lo que el otro siente no debe ajustarse a nuestros sentimientos, y debe ser aceptado. Entender es reconocer una perspectiva diferente.
  42. La comunicación, por ejemplo, tiene que ver con un lenguaje universal que todos entendemos que permite que todos se entiendan entre sí. Cuando los paradigmas con los que alguien se mueve son muy diferentes u opuestos a los nuestros, la formación intensa de lazos es difícil porque no hay posibles puntos de encuentro.
  43. ¿ACEPTAS LAS DIFERENCIAS?
  44. No todos pensamos de la misma manera. A pesar de tener tanto en común con alguien, siempre hay diferencias. Pero … ¿qué haces con ellos?
  45. Ser capaz de respetar las diferencias implica admitir que cada persona es diferente y considerarlas como personas únicas y especiales. Es la clave para ser reconocido por el otro y para tener una vida saludable, tolerante y respetada. Cuando no lo haces, genera ira y argumentos.
  46. A veces las dificultades en la comunicación y la comprensión se pueden ver como diferencias, y esto podría ser provocado por la incapacidad para hablar. El diálogo nos permite comprender, respetar, enriquecer e incluso disfrutar las diferencias. Si la comunicación no nos permite superar las diferencias, una estrategia útil es tomar distancia, una distancia óptima, hasta el punto en que puede llevarse bien con el otro y la relación se basa en el respeto, la aceptación de las limitaciones; si esa distancia se acorta, habrá conflictos innecesarios.
  47. En ocasiones, la dificultad para comunicarse y comprender puede verse como una diferencia. El cortocircuito puede venir por la incapacidad para hablar que por las diferencias en sí mismas.
  48. Aceptar las diferencias es aceptar al otro tal como es. No aceptes diferencias, u otro punto de vista te lleva a enojarte y a pelear.
  49. Si hay algo que las personas tienen en común son las diferencias, pero las personas tienen que reconocer lo que tienen en común. Ser capaz de respetar las diferencias implica admitir que hay personas a las que nadie puede llegar, incluso con buenas intenciones. Aceptar las diferencias es parte de la profunda realidad y el profundo anhelo que tiene cada uno de ser diferente, de sentirse único y especial. En la medida en que las diferencias no sean aceptadas, negamos esa característica de la persona. Reconocer las diferencias es la clave para el reconocimiento que el otro tiene de uno y para la vida sana, es decir, la tolerancia y el respeto.
  50. Cada forma de ser está avalada por una historia, incluso por un futuro, que no conocemos; no aceptar las diferencias es una simplificación desafortunada. Cada uno es diferente de sí mismo en el tiempo, somos iguales, pero somos diferentes, estas diferencias también deben ser aceptadas.
  51. Aceptar al otro como diferente es difícil, en el fondo; existe la fantasía de que todos somos iguales, indiferenciados; como experimentado en el enlace simbiótico con la madre.
  52. El diálogo nos permite comprender, respetar, enriquecer e incluso disfrutar las diferencias. Si la comunicación no nos permite superar las diferencias, entonces es conveniente tomar distancia, una distancia óptima, hasta el punto en que se puede vivir en conjunto, y la relación funciona con respeto, aceptando limitaciones; si esa distancia se acorta, habrá conflictos innecesarios.
  53. Vincularnos con alguien que aparentemente solo tiene cosas en común o se parece a nosotros no es enriquecedor y aburrido. El que puede respetar las diferencias podría vincularse con otros diferentes. Si no puede conectarse con uno diferente, tiene una mente cerrada porque todos tienen que pensar de la misma manera. Así aparecen sistemas cerrados, sin abrirse al diálogo y que conducen a pensamientos fundamentalistas. También siempre nos conectamos con alguien diferente porque todos lo somos.
  54. Un entorno en el que se respetan las diferencias anima a todos a expresarse tal como son. Sentirse obligado a estar de cierta manera genera parálisis.
  55. La apertura para aceptar las diferencias supone valentía; quien no puede reconocer las diferencias ve todo como bueno o malo en lugar de diferente; es el caldo de cultivo del prejuicio moral.

19 visitas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.