El Otro Diferente

36

Es probable que en la mayoría de los grupos, equipos o reuniones, exista una persona que sea catalogada como “difícil”. Aquella con la cual cuesta llegar a un acuerdo.

Sin embargo, esto no es un mal necesario, sino que es una tarea indispensable en la construcción del imprescindible consenso. Esa persona vista como difícil, también puede ser observada como aquella diferente. Por más que a simple vista parece complicado llegar a la sinergia con ella, en el fondo quizás tenga mucho valor para aportar.

Entonces, no es necesario excluirla, sino que se presenta el desafío de cómo integrarla. A su vez, estas personas ponen a prueba la capacidad de lidiar con las diferencias que tiene cada uno.

Por eso, ¿cómo llegas a crear un valor que proviene de la misma diferencia? En primer lugar, preguntándote qué es lo que esta persona tiene para aportar como nuevo. Luego,  viene la segunda pregunta importante ¿sos capaz de integrar a alguien que sale de tus parámetros? Si tu respuesta es sí a ambas, te vas a encontrar con un mundo nuevo y fascinante que tendrá mucho para aportarte.

Continuar leyendo: Querer cambiar al otro