¿Mi Don es “lo Que me Gusta”?

27

La diferencia la hacés en ese eso en lo que te destacás naturalmente, es decir, a partir de tu don, que es una habilidad innata. La energía de actuar según tu don es natural y automotivante. Si conocemos e identificamos nuestros dones, sin tanto esfuerzo y mala sangre, vamos a destacarnos, porque  así podemos aprovechar mejor las oportunidades que se nos presentan en la vida.

TE DESTACÁS EN LO QUE HACÉS CUANDO TENÉS UN DON

No es tan fácil saber cuál es el propio don y, curiosamente, son los demás los que más claridad suelen tener sobre eso, porque ellos no ven tu capacidad distorsionada por tus intereses, gustos, experiencias o expectativas: ven tu don en estado puro.

El conocimiento del don da confianza

El proyecto de vida que se basa en el propio don lleva a un estado de madurez y plenitud. Puede pasar que tu don al principio no te guste, pero ahí uno tiene la opción de reconocerlo, aceptarlo con humildad y asumir la responsabilidad para desarrollarlo.

VAS A LLEGAR A UN ESTADO DE PLENITUD SI CONOCES TU DON Y LO DESARROLLAS

El don nos hace fluir

El don no es “lo que te gusta” sino que tiene que ver con la realidad única de tu propia naturaleza. Si vamos en contra de nuestro don, generamos dolor, un dolor que, encima, es estéril. “Lo que me gusta” podría ser un simple “capricho”. Esto no quiere decir que no haya que trabajar duro en desarrollar el don, o que para desarrollar el propio don haya que desarrollar otras características que no vinieron de manera natural. Pero si persistimos en negar el propio don nos vamos a frustrar.

UN DON TIENE QUE VER CON TU NATURALEZA, NO SIEMPRE ES LO QUE TE GUSTA

Todos buscan saber qué es lo que les gusta porque creen que así van a encontrar la fuerza que los motive para perseverar en cualquier empresa, pero resulta que esa energía en realidad no viene de una motivación vinculada al gusto, sino que es más profunda, es una motivación que sale de la naturaleza, de darle rienda suelta al propio don, y para eso hay que descubrirlo. El don siempre es único y al reconocer el enorme impacto que tiene, se convierte en el principal motor que nos motiva.

Que tengas ganas de hacer algo puede ser o no el resultado del don que quieras desplegar. No es fácil identificar esto, pero hay maneras de reconocerlo: la paz o la angustia que sientas cuando intentes ponerlo en juego y los resultados que obtengas. Si hay paz, alegría y buenos resultados, es probable que estés cerca de tu don.

PODÉS RECONOCER TU DON POR LA PAZ, LA ALEGRÍA Y LOS RESULTADOS QUE TENÉS AL HACER ALGO

El problema es que si nos centramos en lo que nos gusta, nuestra mirada se cierra y pensamos que hay una sola posibilidad o alternativa válida para construir nuestro futuro. En cambio, cuando tenemos la mirada en nuestro don, se nos abre un abanico infinito de posibilidades y oportunidades.

La sociedad y el mundo que te rodea esperan tu don, cuentan y necesitan tu don. No quieren satisfacer tu capricho, por el hecho de que sea algo que te guste, necesita algo bueno y consistente. Cuando te conectes con ese don das un aporte valioso a la sociedad y ella te recompensa por ese intercambio de valor. Por eso, cada uno de nosotros somos responsables de descubrir cuál es nuestro don.

CON TU DON PODES HACER UN APORTE VALIOSO A LA SOCIEDAD Y TENER UNA RECOMPENSA

El don en nuestra sociedad

Lamentablemente, nuestra cultura, educación y formación en general no reconocen nuestros dones, al contrario, hacen que no podamos estar en contacto con ellos. Y los mandatos, que muchas veces se basan en cosas que no son naturales a nosotros, tienen un enorme peso en esto, lo que nos corre de nuestro don. Es común que en la mayoría de los colegios se priorice las matemáticas sobre la música y que nuestros padres nos feliciten más por las buenas notas que sacamos en esas áreas que se creen más importantes. Entonces, un chico con dones artísticos puede ser excelente en la clase de música y no tanto en la de matemática y por esos mandatos que recibe se puede frustrar mucho, aunque nunca en su vida haya pensado en convertirse en ingeniero.

NUESTRA CULTURA Y NUESTRA EDUCACIÓN HACE QUE NO PODAMOS ENTRAR EN CONTACTO CON LOS DONES

El don es estable, lo que te gusta cambia al ritmo de tus emociones, por eso, hacé lo posible para darle prioridad a tu don más que a lo que te gusta.