Dispersión: un dato clave para saber cómo está tu juego

45

Cuando analizamos el juego de un golfista, es conveniente hablar de dispersión más que de la cantidad de birdies o de bogeys. Puede ser que se haya jugado un partido muy bueno o muy malo pero lo que va a contar en el puntaje final va a ser el resultado que haya tenido a lo largo de la competencia.

Nos referimos a la dispersión, como el porcentaje de tiros que ejecuta un jugador según el palo, en un radio de 10 mts. Este dato nos da información sobre cómo está el juego en término amplio. Se utiliza este término porque no se sabe exactamente adónde va a caer la pelota y tampoco es posible tener un control total del tiro. Por eso, la estadística nos da un panorama de cómo está el juego.

Por otro lado, no debemos pasar de largo, que es probable que la dispersión que alcanza un jugador en la práctica no sea la misma que la que ejecuta en la competencia. A la hora de competir, este número empeorará un 30% por la presión de la competencia. Por eso, podemos hablar de una diferencia que va a aparecer entre los puntajes de la práctica y los puntajes de la competencia.

Es justamente la dispersión la que denota cómo se encuentra el jugador mentalmente, porque cuanto más haya trabajado psicológicamente, mejor preparado va a estar frente a la presión y los nervios de la competencia. Por lo tanto, menor será esa dispersión y mejor será su desempeño en la competencia. Se puede decir, que el drama del juego es la dispersión, y no el bogey.

Es preferible ser resultadista con la dispersión que con el resultado. A largo plazo, la disminución de este valor se va a reflejar en mejores resultados.

Rafa Beltrán

Continuar leyendo: ¿Sentís la exigencia de alcanzar un resultado?